Muchos deportistas lo utilizan para evitar el desgaste y la inflamación de las articulaciones tras una actividad física prolongada, ya que es una fuente de proteínas y mucopolisacáridos (carbohidratos complejos), rico en minerales y aminoácidos como el calcio y el fósforo. Según apuntan algunas evidencias, el cartílago de tiburón es un potente analgésico y antiinflamatorio que estimula el sistema inmunitario e inhibe la formación de vasos sanguíneos o angiogénesis y el desarrollo de afecciones degenerativas asociadas al envejecimiento.

Mostrando todos los resultados (3)